Altos cargos del PP despiden a Milagros Rodríguez Falcón en Carbajales

Desde la izquierda, Aurelio Tomás y Fernando Martínez Maíllo junto a Gabriel Elorriaga y Clara San Damián. Foto Emilio Fraile

Desde la izquierda, Patricio Santana, Clara San Damián y Manuel Vidal.

Familiares, amigos y vecinos caminan tras el vehículo funerario en dirección al cementerio.

Familiares de la fallecida introducen el féretro en la iglesia.

  • Fotos de la noticia

La exsecretaria personal de José María Aznar, Milagros Rodríguez Falcón, fue despedida ayer en un concurrido funeral celebrado en su localidad natal, Carbajales de Alba, al que asistieron altos cargos del Partido Popular, así como representantes políticos y empresarios de la provincia junto a familiares y amigos.

Los diputados populares Carlos Aragonés y Gabriel Elorriaga, director y subdirector del gabinete del expresidente del Gobierno durante su etapa en la Moncloa, se desplazaron ayer hasta el municipio zamorano para asistir al funeral de la carbajalina, con la que compartieron una intensa actividad durante los ocho años del Ejecutivo de Aznar. Ambos coinciden en definirla como una persona «muy inteligente, genuina e inolvidable».

En concreto, Elorriaga, que en la actualidad forma parte de la Junta Directiva Nacional del Partido Popular y del Patronato de la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES) que preside José María Aznar, asegura que «Milagros era un tipo de persona que no se olvida». Destaca su «fuerte carácter, su extraordinaria capacidad de trabajo y unas capacidades singulares para desarrollarlo de manera natural e intuitiva». Respecto a su contacto directo con Aznar destaca la «confianza absoluta que existía entre ambos y la capacidad de entenderse sin hablarse».

Por su lado, Carlos Aragonés, afirmó emocionado que Milagros Rodríguez «no dejaba a nadie indiferente porque tenía una personalidad genuina y muy atractiva». Sobre su labor profesional, subraya que «todo lo hacía a conciencia y desarrolló una labor imprescindible». De hecho, reconoce que «todos tenemos alguna deuda con ella». En cuanto a sus orígenes zamoranos, asegura que «estaba muy orgullosa de su tierra, a la que tenía mucho apego y podía presumir de un castellano precioso y perfecto». Precisamente achaca a sus raíces castellanas «su sinceridad, llanura y franqueza». Según sostiene, «siempre decía lo que pensaba, incluso a Aznar».

Otros de los representantes del PP de Madrid que acudieron al funeral fueron la concejala del Ayuntamiento de Madrid, Isabel Martínez-Cubells Iraola.

Noticias relacionadas

  • Una mujer implicada con la provincia que llevó Asprosub a su localidad.

     Comarcas

Altos cargos del PP despiden a Milagros Rodríguez Falcón en Carbajales