El Lago alcanza su máxima profundidad contabilizada y registra 54 metros

Un buzo realiza los últimos preparativos antes de iniciar la inmersión. Foto A. Saavedra

Un niño, al frente del timón del catamarán Helios Sanabria.

Pantalla que va marcando los resultados.

  • Fotos de la noticia

Descubre los parajes de Zamora

A. SAAVEDRA La Estación Biológica Internacional ha registrado la mayor profundidad del Lago de Sanabria esta primavera con 54 metros, la cifra más alta desde que hay constancia oficial de los registros de profundidad en el mayor lago de origen glaciar de la Península ibérica.

Esta masa de agua continental fluctúa entre uno y dos metros a lo largo del año, según el régimen de precipitaciones, pero desde primeros de este año la cuenca alta del río Tera ha registrado uno de los inviernos con mayor número de precipitaciones. El hecho más significativo es que a primeros de junio las playas del Lago continúan parcialmente cubiertas por el agua.

La profundidad mayor registrada hasta ahora se cifró en 53 metros, dato recogido por el Grupo Espacial de Actuaciones Subacuáticas de la Guardia Civil en una de las frecuentes inmersiones que realizan en la zona. Las primeras mediciones batimétricas del lago se realizaron en 1913 por el profesor Taboada. La longitud del Lago es de 3 kilómetros de este a oeste y 1,5 de anchura de norte a sur.

Las últimas mediciones que recogen los nuevos datos se realizan desde el catamarán Helios Sanabria que lleva instalada la sonda. La zona de mayor profundidad está ubicada en el extremo sur de la masa agua, y como referencia visual la zona del antiguo balneario de Bouzas.

Las precipitaciones más importantes en lo que va de año registradas por la estación meteorológica de Ribadelago corresponden al mes de enero, en concreto el día 18, con 61,8 milímetros y el 25 de marzo con 29 mm. Desde primero de años las cifras arrojan más de 100 días donde se han registrado precipitaciones desde la estación AEMET de Ribadelago que sirve de referencia.

Las imágenes subacuáticas que capta la tripulación del catamarán Helios Cousteau de la Isla de las Moras ha deparado nuevos hallazgos que se intuían, como la base de la isla artificial de piedra. Son visibles los restos del antiguo palacio del siglo XV levantado por la familia Pimente, el Conde de Benavente, donde lo más significativo es la presencia en el fondo del Lago de ladrillos y tejas, dos materiales nada usuales en las construcciones de la zona sanabresa, más propias de la zona.

También se ha captado parte de una viga de madera que se supone procedente del antiguo palacete. Restos de cerámica de barro y ruedas de carro son algunos de los restos más recientes vinculados al pueblo viejo de Ribadelago, tras ser arrastrado por la riada de 1959 por la rotura de la presa de Vega de Tera.

El Lago alcanza su máxima profundidad contabilizada y registra 54 metros