Una nueva protesta coordinada moviliza a tres comarcas de la línea Puebla-Zamora

Protesta en Puebla, con los manifestantes en el andén. Foto P.C.

Los vecinos concentrados en Linarejos-Pedroso.

Los vecinos reciben el Alvia a su paso por Linarejos con un simbólico adiós desde el andén.

Manifestantes de Puebla de Sanabria cortan la vía e impiden el paso del tren procedente de Galicia que pararon durante unos diez minutos sin incidentes.

  • Fotos de la noticia

MEZ Con el mensaje «No pasarán» un centenar de vecinos volvieron a «tomar» ayer la estación de Linarejos-Pedroso en una acción coordinada a lo largo de todas paradas de la línea Zamora-Puebla que movilizó, según fuentes de la Alianza por la Unidad del Campo, a «un millar de personas» de las comarcas de Sanabria-Carballeda, Aliste, Tábara y Alba. Repartidos por todas las terminales, los manifestantes expresaron una vez más su oposición a la supresión del servicio que presta el tren regional y que dejaría a los pueblos de la Sierra de la Culebra si el servicio ferroviario.

La protesta se hizo coincidir con el paso del tren Alvia desde Galicia hacia Madrid, que los manifestantes de Puebla -300 según los organizadores- retuvieron durante unos cinco minutos. Algunos vecino se cruzaron en la vía con una pancarta «contra el cierre de la línea Puebla-Zamora» en una nueva movilización que no será la última. Tras el corte, el tren reanudó viaje y un centenar de vecinos le recibían con un simbólico adiós a su paso. Los mismos que según los organizadores se concentraron en Cabañas, mientras que unos 150 protestaban en Sarracín, 180 en Abejera y 230 en Ferreruela de Tábara.

José Manuel Soto, representante de la Alianza por la Unidad del Campo, mostró su satisfacción por la respuesta popular mientras anunciaba que «seguiremos batallando; si nosotros no tenemos tren tampoco tienen derecho a pasar los demás. Y que se enteren el consejero y la ministra porque no vamos a parar». Soto hizo una gráfica comparación para defender el servicio ferroviario por los pueblos de la Culebra; «lo que cuesta un kilómetro de AVE equivale a cinco años del tren de Puebla a Orense y a Valladolid; ¿es que los vecinos de la Culebra no tenemos derecho a esos dos trenes?» se preguntaba el líder sindical ante el centenar de vecinos, muchos mayores, temerosos de las consecuencias que acarreará la supresión del servicio, tal y como se contempla en el Plan de Racionalización del Transporte Ferroviario y que podría hacerse efectivo el día 23 de junio.

Desde Puebla, el alcalde y senador socialista José Fernández Blanco insistió en que el tren que se pretende suprimir «es fundamental para la integración territorial». Y respondió a los responsables del PP, como Clara San Damián al apuntar que la eliminación del tren ya estaba prevista por el anterior gobierno socialista. «En el plan de racionalización estaba considerada la Zamora-Puebla como línea de uso público obligatorio, así que dejen de mentir».

Los actos de protesta prosiguen hoy de la mano de la Plataforma por la Defensa del Tren Regional Puebla de Sanabria-Zamora con convocatorias en las estaciones y apeaderos en una iniciativa que tiene por lema «Solo nos queda rezar». Se propone ambientar en la Semana Santa acciones creativas con el fin de distribuirlas en las redes sociales y los medios de comunicación.

Una nueva protesta coordinada moviliza a tres comarcas de la línea Puebla-Zamora